JUEGOS DE CARNAVAL

enero 6, 2020

Jugar el carnaval es muy propio de los nariñenses, lo que significaría una regresión a la niñez, pintarse, tiznarse, embadurnarse, untarse de ’pueblo’ de color, de raza de libertad. Al mismo tiempo es un desdoblamiento de la personalidad al ocultarse tras un antifaz, una máscara, un disfraz o tras el mismo cosmético.

Recordar qué somos, presentarnos cómo somos, agigantarnos hacia el futuro, es la síntesis de nuestro ser. ¡Eso es el carnaval! El Carnaval de Blancos y Negros de Ipiales, el Carnaval Multicolor de la Frontera, ¡nuestro Carnaval!  El Carnaval, es la fiesta al revés o el mundo invertido, producto eminentemente cultural, que según el escritor mejicano Octavio Paz, “es un contratiempo, un evento social y antisocial a la vez,  Es el advenimiento de lo absurdo…”  

 Jugar el carnaval es muy propio de los nariñenses, lo que significaría una regresión a la niñez, pintarse, tiznarse, embadurnarse, untarse de ’pueblo’ de color, de raza de libertad. Al mismo tiempo es un desdoblamiento de la personalidad al ocultarse tras un antifaz, una máscara, un disfraz o tras el mismo cosmético.

Leonardo  Sansón  Guerrero,  cultor  del  carnaval,  ex  director  de Corpocarnaval Pasto, hace alusión en que el Carnaval es juego, aunque se haya perdido esa invitación de “Juguemos el carnaval”. El juego es fundamental en el carnaval, por eso el Carnaval Andino es juego, diversidad, identidad folclor; El carnaval nos genera identidad cultural, nos permite ser nosotros mismos, para luego llegar a ser universales” destaca el señor Sansón Guerrero. (2’007).

Por eso el invento del cosmético, -extraña sustancia cremosa extraída, inicialmente, del carbón vegetal, o las cenizas de papel periódico quemado, mezclado con vaselina o manteca de cerdo- elemento que oculta la identidad mediante el cambio de color en la piel. Fue así como seguramente empezaron a jugar a la libertad los negros, pintarrajeando al amo blanco para acercarse a la igualdad, asumiendo el color del agresor o viceversa, tradición que se preserva en Ipiales hasta bien entrada la historia del Carnaval.

El carnaval es la máxima expresión de alegría que nos permite ser y reconocernos en mundos reinventados por nosotros mismo, donde hay necesidad de gritar, llorar, amar, reír desear, morir y resucitar. La máscara, el antifaz, el disfraz y el maquillaje, elementos indispensables para la escena y el  rito  del  desdoblamiento, acompañado del menjurje negro de hollín, la  alhucema,  la  serpentina  -últimamente  reemplazada  por  la  espuma  de carnaval-; el cosmético (negro, o blanco) elaborado con carbón vegetal molido, con blanco de zinc, vaselina, crema Pond’s, o manteca de cerdo.

La Alhucema una especie de alcohol perfumado, la distorsión de la tradición de echarse, entre sí, aguas aromatizadas de rosas, o perfumes que se lanzaban a los jugadores pero, que en Ipiales. terminó convirtiéndose en un atentando contra los espectadores y participantes porque la lavándula era arrojada a los ojos con el ánimo de fastidiar y causar daño. La serpentina: tiritas de papel tornasolado, se tiraban al paso de las cabalgatas de “Los Vela” y uno que otro disfrazado espontáneo, atracción de los niños que soñaban con envolver ese serpentear de sueños e ilusiones que marcaba la continuidad del nuevo año.

Por allá en las décadas de los 70s y 80s del siglo pasado, Los Carnavales, haciendo honor a su fama, adoptan erróneamente la utilización de elementos incómodos y nocivos para quienes pretendían disfrutarlos: lo que hace que la gente empiece a huir de las fiestas, a detestarlas y prefiera salir de la ciudad o esconderse durante esos días, sin entender que el carnaval, además de un evento cultural, muy bien puede ser una buena terapia catártica de liberación y tolerancia.

En  Ipiales  la  fiesta del  siglo  pasado  se  caracteriza  por  el  disfraz colectivo; -aún se preserva este elemento de identidad carnavalero- Todo aquel que sale a disfrutar de los negros o blancos se pone un sobrero, la ropa más vieja, -si es al revés mejor- se pinta, o se deja pintar el rostro de negro o blanco -o cualquier color-, las gafas oscuras que reemplazaron al antifaz de plástico de otros tiempos y una ruana de tela, para soportar el chorrear del talco y la carioca, que ojala lleve el letrero:“!Que viva el carnaval!”

En algún tiempo, además de la alhucema, se lanzaban anilinan mezcladan con agua para marcar territorio del juego y representar la diversidad de colores, pero con un tinte de agresividad. En la década de los 70, al carnaval de Ipiales la juventud rebelde  intenta reemplazar la tradición de las cabalgatas con el ruido estridente de los carros y las motocicletas, los chóferes les quitaban el escape a los vehículos para que se sintiera el rugir de los motores, todo para estar acorde con el objetivo del Carnaval: ruido y jolgorio.

Ocultar la identidad, es otra de las libertades que nos podíamos dar, los ipialeños, en tiempo de carnaval. Lo hacemos a través de un disfraz, pintándonos o maquillándonos la cara, poniéndonos un antifaz, una careta o una máscara de tela, al estilo de los luchadores mejicanos, elementos que hacían parte del mimetismo en el carnaval a mediados del siglo XX.

Como hemos reiterado en repetidas ocasiones, el Carnaval de Blancos y Negros tiene sus orígenes en las fiestas libertarias de los esclavos africanos que tuvieron su asiento en el Sur Occidente Colombiano, por eso el 5 de enero se constituye en el día de la libertad producto de la rebelión de los esclavos que originaron los primeros palenques, verdaderos poblados de negros libres, cuando la Corona Española accede a darles una jornada de gracia presionada por la sublevación de los negros que se sublevaban   ante las inclemencias de un trabajo inhumano en las minas y los latifundios. De esa oportunidad de expresarse lograda por los esclavos surge el juego del 5 de enero, que en el carnaval, recobra el juego de la mofa, y la crítica, la representación caricaturesca de los hechos transcurridos durante el año así se concibe, sobre todo en nuestra ciudad, la figura de la familia y el Cacique Ipial, hoy en día llamado también Día de la Identidad-

El 6 de enero, día de Blancos, es el epicentro y, a la vez, el epilogo del Carnaval; es la etapa en que surgen las más altas expresiones del arte efímero y popular en múltiples modalidades y con los más variados personajes que desfilan colmando de alegría las calles con comparsas, murgas, disfraces y las imponentes carrozas llenas de movimiento, color y significado, que rescatan la creatividad, la inmensa capacidad de expresión y desdoblamiento artístico en los desfiles. 

El  carnaval  de  Negros  y  Blancos,  hoy  se  denomina  “Carnaval Multicolor de la Frontera”, nombre asignado mediante Acuerdo N° 036 del 28 de noviembre de 2008, emanado del Concejo Municipal de Ipiales, en el gobierno del Alcalde Gustavo Estupiñán Calvachi con base en la iniciativa de los artistas y artesanos del Carnaval, llevada a la Corporación por la, en  ese  entonces,  Concejala  Guadalupe  Flórez  Pérez.

El disfraz con el teatro, la parodia, el desdoblamiento del espectador y el artista confundidos entre la algarabía, entre nubes de talco o polvo blanco, ahora entre el serpentear de la espuma de carnaval que reemplazó a las toneladas de tiritas de papel, llamadas serpentinas; todo hace parte de esta algarabía que contiene un alto porcentaje de elementos que ayudan para que el jugador del carnaval pueda desdoblarse.

(Foto) José Pepinosa. uno de los primeros artistas que se disfrazaron para el carnaval, por all¿a en la decada de los 50 en el siglo XX

El  Carnaval  de  Negros  y  Blancos,  hoy  se  denomina  “Carnaval Multicolor de la Frontera”, nombre asignado mediante Acuerdo N° 036 del 28 de noviembre de 2008, emanado del Concejo Municipal de Ipiales, en el gobierno del Alcalde Gustavo Estupiñán Calvachi con base en la iniciativa de los artistas y artesanos del Carnaval, llevada a la Corporación por la, en  ese  entonces,  Concejala  Guadalupe  Flórez  Pérez.

Esta  Fiesta  de  los Ipialeños cuenta con cerca de noventa años de vida, aproximadamente; (Algo más de 100 según lo sugiere el abogado ipialeños Mauricio Chaves Bustos: “En Ipiales es una tradición más que centenaria, el periódico ensayos de las sociedad el Carácter de Ipiales, fundada en 1913, recoge en su número 17del 15 de enero de 1916 la siguiente nota: “NEGRITOS. El día 6 del presente, un grupo de artesanos obsequiaron a la sociedad de Ipiales con un baile de máscaras, en el cual hicieron derroche de cultura, de honor y placer- bien por los que saben enaltecer el trabajo y divertirse a lo caballero”

Le puede interesar: “Carnaval de Negros y Blancos del Sur – Sur una fiesta mas que centenaria» Maurico Chaves Bustos.  www.pagina10.com

El Carnaval de Negros y Blancos en Ipiales, cobra verdadera importancia a partir de los años 60 del siglo pasado, primero con la conformación de la Familia Ipial, en la que juega un papel importante más de un centenar de personas que -por sí, sus vidas fueron todo un carnaval-, a continuación, en la década de los 70 con la participación de la Casa de la Cultura, entidades que dieron un vuelco a la tradición carnavalera en nuestra ciudad. El actor principal, el terapeuta y, a la vez, paciente de esta sesión en el carnaval es el ciudadano, ese ser anónimo que durante doce meses vive agobiado por sus responsabilidades y su identidad y que llegado el Carnaval, ayudado por propuestas artísticas y artesanales, se controvierte y se extrovierte para protagonizar la fiesta. ¡Su fiesta!, ¡La fiesta del Carnaval!

Tomado de:  «Historias de carnaval», Volumen I. Alirio Velásquez V. Ediciones Excedra. Ipiales 2013

Con el Desfile de Años Viejos y Viudas, el Pasado 31 de Diciembre se Dio Inicio al Carnaval Multicolor de la Frontera 2019 – 2020

Con el Desfile de Años Viejos y Viudas, el Pasado 31 de Diciembre se Dio Inicio al Carnaval Multicolor de la Frontera 2019 – 2020

El 31 de diciembre de 2019, un día de mucha trascendencia cultural en el Municipio de Ipiales al Sur de Nariño, es la fecha en que se da inicio al Carnaval Multicolor de la Frontera, El desfile de años viejos y viudas abre las actividades de esta expresión cultural que va hasta el 7 de enero. A continuación damos a conocer los ganadores en las modalidades Año Viejo…

El Carnaval Andino en Ipiales, al Sur de Nariño

El Carnaval Andino en Ipiales, al Sur de Nariño

… el carnaval que se genera en Ipiales y municipios aledaños de la ex provincia de Obando hace parte de las fiestas originarias de Latinoamérica con más influencia indígena y que poco o nada tienen de los carnavales europeos. Para la mayoría de los cultores del carnaval de Nariño, sus cauces se encuentran ligados a la lucha de los esclavos africanos, por su libertad en el tiempo de la colonia española…

El Desfile de Años Viejos y Viudas, Cerrará la Tradicional Senda del Carnaval Multicolor de la Frontera.

El Desfile de Años Viejos y Viudas, Cerrará la Tradicional Senda del Carnaval Multicolor de la Frontera.

El desfile de años viejos y viudas que el 31 de diciembre abre el Carnaval Multicolor de la Frontera en su versión 2019-2020, será el único evento que conservará el recorrido, que desde hace 16 años aproximadamente se había mantenido, partiendo desde el sector del Auto Panamericano hasta la carrera 6ª entre calles 4ª y 3ª; del 2 al 6 de enero, la senda, por decisión del Alcalde electo, retomará el recorrido desde el Barrió Puenes (Cuatro esquinas) hasta el Sector del Cid….

Génesis del Carnaval Andino de Negros y Blancos en Nariño

Génesis del Carnaval Andino de Negros y Blancos en Nariño

Los carnavales que se realizan en Nariño no tienen nada que ver con la abstinencia, la privación de la carne, pero si poseen ciertas características de los Saturnales Romanos, de donde proviene el Cristianismo, con un amplio sincretismo entre las creencias aborígenes y las celebraciones católicas que, a su llegada a América, pretendían borrar todo tipo de manifestación pagana, ritos agrarios indígenas, expresiones teatrales y artísticas hispánicas y la propia cultura afro americana.

Más del Carnaval

El Carnaval Andino en Ipiales, al Sur de Nariño

El Carnaval Andino en Ipiales, al Sur de Nariño

… el carnaval que se genera en Ipiales y municipios aledaños de la ex provincia de Obando hace parte de las fiestas originarias de Latinoamérica con más influencia indígena y que poco o nada tienen de los carnavales europeos. Para la mayoría de los cultores del carnaval de Nariño, sus cauces se encuentran ligados a la lucha de los esclavos africanos, por su libertad en el tiempo de la colonia española…

El Desfile de Años Viejos y Viudas, Cerrará la Tradicional Senda del Carnaval Multicolor de la Frontera.

El Desfile de Años Viejos y Viudas, Cerrará la Tradicional Senda del Carnaval Multicolor de la Frontera.

El desfile de años viejos y viudas que el 31 de diciembre abre el Carnaval Multicolor de la Frontera en su versión 2019-2020, será el único evento que conservará el recorrido, que desde hace 16 años aproximadamente se había mantenido, partiendo desde el sector del Auto Panamericano hasta la carrera 6ª entre calles 4ª y 3ª; del 2 al 6 de enero, la senda, por decisión del Alcalde electo, retomará el recorrido desde el Barrió Puenes (Cuatro esquinas) hasta el Sector del Cid….

Génesis del Carnaval Andino de Negros y Blancos en Nariño

Génesis del Carnaval Andino de Negros y Blancos en Nariño

Los carnavales que se realizan en Nariño no tienen nada que ver con la abstinencia, la privación de la carne, pero si poseen ciertas características de los Saturnales Romanos, de donde proviene el Cristianismo, con un amplio sincretismo entre las creencias aborígenes y las celebraciones católicas que, a su llegada a América, pretendían borrar todo tipo de manifestación pagana, ritos agrarios indígenas, expresiones teatrales y artísticas hispánicas y la propia cultura afro americana.