LA FUNCIÓN SOCIAL DEL PERIODISMO

Por : Dario Pantoja

Ipiales

… El desempeño del periodismo ha sido reconocido con justicia como uno de los pilares de toda democracia, y su cabal ejercicio, como una valiente labor reconocida por la verdad descubierta con base en actividades investigativas y puestas en el conocimiento de la comunidad, situación que les ha generado a estos periodistas (es decir, a los valientes e investigativos), históricas amenazas y atentados que los han llevado a exilios que en ningún caso doblegaron su valiente labor…

Por: Dario Pantoja

Desde 1998 el periodismo del país cambió para la óptica de su ejercicio. Con la sentencia C-087 del 18 de Marzo de ese año, siendo ponente el magistrado Carlos Gaviria Díaz, se protegió la actividad del periodista al garantizar la libertad e independencia del ejercicio de esa tarea específica, omitiendo la previa existencia de un documento (tarjeta profesional) que acredite una experiencia académica o profesional para realizarla, como requisito extinto de anterior norma (Ley 51 de 1975) y que hacía discriminatorio el desempeño del periodismo. En ese fallo, la Corte Constitucional también dispuso la protección a los derechos al libre pensamiento y la libertad de opinión, consagrados en nuestra Constitución Política (arts. 18 y 20). La mencionada sentencia ratificó la prohibición de la censura.

Con la ratificación Constitucional de los aludidos derechos, la misma Corte en 2017 (Sentencia T-594 del 25 de Septiembre), trató sobre la reserva de las fuentes periodísticas, entendida como “parte central de la libertad de información y como una garantía para proteger la independencia del periodista”.

Dejando a un lado las críticas surgidas contra la jurisprudencia desde 1998, cuando se ha estimado que con ese fallo se dividió la labor de los periodistas en actividades de primera y segunda categoría (profesionales y empíricos, respectivamente) y que aún ondean para algunos comunicadores del país, lo cierto es que el periodismo nace del espíritu y el ahínco de quien ejerce esa labor y no, automáticamente, por la acreditación académica que esa persona pueda tener, considerando lo fundamental en el periodismo que es la responsabilidad y el cumplimiento de las obligaciones que tiene el periodista frente al derecho a la información que a su vez tiene la sociedad,…porque los deberes no se originan en la posesión de un título o de una tarjeta profesional, sino en la naturaleza de la actividad que se cumple”, ha dicho sobre ese particular la alta Corte. Es decir, un periodista lo puede ser con o sin título de tal, si cumple la actividad bajo los parámetros para serlo.

Con lo anterior no se pretende demeritar el reconocimiento académico que un periodista pueda tener al detentar a su favor un título universitario sobre esa profesión, el cual, indiscutiblemente le otorgaría una mejor carta de presentación laboral, si cuenta con la ética y la independencia como factores imprescindibles para que un comunicador social sea un PERIODISTA y no otra cosa.

 El desempeño del periodismo ha sido reconocido con justicia como uno de los pilares de toda democracia, y su cabal ejercicio, como una valiente labor reconocida por la verdad descubierta con base en actividades investigativas y puestas en el conocimiento de la comunidad, situación que les ha generado a estos periodistas (es decir, a los valientes e investigativos), históricas amenazas y atentados que los han llevado a exilios que en ningún caso doblegaron su valiente labor.

A propósito de estos valientes, el periodista Daniel Coronell sobre el desempeño del periodismo, expresó: “La labor del reportero consiste en entregar información a los ciudadanos para que sepan lo que está pasando y así puedan tomar mejores decisiones. Nuestro trabajo tampoco es impartir justicia… El periodista debe defender el derecho de los ciudadanos a saber lo que está pasando, cómo se toman las decisiones que los afectan y cómo se gasta el dinero público. El periodismo, cuando es genuino, debe ser un contrapoder. El periodista está para averiguar lo que no le conviene al poderoso y publicarlo. Para difundir lo que le conviene están las oficinas de prensa que son centros de propaganda y no de periodismo. Un jefe de prensa no es un periodista. Cuando mucho puede ser que haya sido un periodista antes y ahora esté en receso. Defender la versión de un funcionario, de una entidad pública no es hacer periodismo sino relaciones públicas. Las relaciones públicas no solamente son distintas al periodismo sino que son contrarias.” (Revista Semana, 30 de Enero de 2016).

De lo anterior puedo concluir que el periodismo no puede ser un cuarto poder del Estado, sino un eficiente y eficaz medio de control social a favor de una nación en gran porcentaje poco ilustrada y en gran parte desinteresada por el destino del país, agravada por la amnesia que hace que nuestra historia la tengamos que repetir todos los días y que cuenta entre sus páginas que al periodismo se le debe el descubrimiento de los grandes delitos de cuello de blanco que en muchos casos pasaron desapercibidos por los órganos de control y judiciales del Estado. Valiente actividad por la cual muchos periodistas han dejado sus nombres perennes en la memoria del país.    

Hoy quiero felicitar a los periodistas, sin controvertir la fecha de su celebración nacional, pues cada 09 de Febrero se conmemora la circulación en Bogotá de “Papel periódico” en esa fecha de 1791, y por otro lado, el artículo 6 de la Ley 1016 de 2006, que establece: “…declárese el día cuatro (4) de agosto de todos los años como el Día del Periodista y Comunicador en conmemoración de la primera publicación de la Declaración de los Derechos del Hombre, realizada el 4 de agosto de 1794 por Antonio Nariño precursor de la Independencia”; felicitación acompañada de un tal vez innecesario GRACIAS por INFORMAR nuestro derecho a PENSAR y OPINAR.

ADDENDA: Quiero resaltar la importante actividad que realizó la “Red de periodistas en frontera”, con la conferencia – taller. que tuvo lugar en Ipiales, por parte de Julián Fernando Martínez Vallejo, valiente periodista investigativo de Noticias Uno; docente universitario; autor del libro “ChuzaDAS: ocho años de espionaje y barbarie”; y receptor de reconocimientos y premios como el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar” año 2017, quien llamó la atención de la labor de los periodistas para alimentarla con las dudas y la curiosidad por todo lo que pasa del interés público; el conocimiento del arte del periodismo; el conocimiento de las pertinentes normas Constitucionales, y las que permiten la adquisición de la información oficial. Con seguridad un auto-regalo que ustedes públicamente compartieron con todos quienes sin ser periodistas, también aprovechamos de esa notable oportunidad.

 

asesoriayderecho@hotmail.com

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

Un Premio por los Malos Buenos

Un Premio por los Malos Buenos

Por: Darío Fernando Pantoja Bastidas.

…Bienvenidas y aplaudidas las altruistas acciones de personas como Johana Bahamón Gómez, quien por su premiación, dijo: “…No brindamos caridad, sino calidad”, acciones que indiscutiblemente repercutirán a favor de la sociedad, la que desde los púlpitos presidenciales sólo escucha que la solución está en el incremento de unidades de policía y en la compra de motocicletas y armas para ellas.

LA SOLIDARIDAD EN TIEMPOS DEL VIRUS

LA SOLIDARIDAD EN TIEMPOS DEL VIRUS

Por: Alfonso Cabrera Jaramillo

… El municipio de Ipiales es uno de los sitios del país de mayor riesgo por nuestra condición de frontera. Esta es una amenaza real, en especial por la gran dinámica comercial y turística que actualmente tiene nuestra ciudad. A este factor hay que agregar que existe una intensa movilidad humana de migrantes venezolanos quienes atraviesan el país, de ida y vuelta, por lugares habilitados y clandestinos. A la Cámara de Comercio hay que recomendarle que en esta época no es conveniente promover el turismo.

LA DEMOCRACIA CHUZADA

LA DEMOCRACIA CHUZADA

… Deberá entender el presidente del senador Uribe que el país nacional está hastiado de las mentiras oficiales y la corrupción a favor de unos privilegiados y que es el pueblo el que así seguirá perdiendo, igual que cuando el motivo de matarse entre sí lo era el defender un cintillo rojo o azul en sus sombreros, mientras sus líderes en secreto se reconciliaban al calor del whisky que ese pueblo nunca podrá departir.

¡Envíanos Tu Artículo!