El Mal Gobierno. La Peor Pandemia que Tenemos Hoy

Por : Mario H. Pantoja B.

Nuestros gobernantes, por su actuar evidencian que no les ha importado, no han ayudado en nada a solventar esas crisis. Lo cierto es que el cierre va hasta el 16 de enero del 2021, pero pongo las manos en el fuego y aseguro que se ira hasta finales de febrero, o marzo, y de allí no sabremos, urge un llamamiento, un S.O.S. a nuestro Gobierno.

Dia a día comerciantes, empresarios ven que sus posibilidades de mantenerse y seguir adelante van desvaneciéndose; además la pandemia termino con el 50% de empleos que venían en marzo y no se vislumbra en el horizonte una solución practica y real para la reactivación de la economía, mucho menos para la reactivación y ayuda al empresario al comerciante, la realidad es agobiante y el futuro incierto.

La apertura de la frontera para la economía de Ipiales es importante. Manifestamos la necesidad razonable de tener un paso legal con protocolos de bioseguridad y no cien pasos ilegales y sin ninguna medida de seguridad frene a la pandemia, por donde se pasea el contagio y la probabilidad de enfermar.

El virus hoy está en cualquier parte, por lo cual la única posibilidad, como lo afirma la Organización Mundial de Salud (O, es el cuidado personal. En ese sentido los locales comerciales en Ipiales están guardando rigurosamente los protocolos de bioseguridad, allí no se produciría el contagio, su probabilidad es mínima.

Por el lado ecuatoriano manifestaban que la gente no quería la apertura de la frontera, por cuanto consideran que se ha reactivado la economía del Carchi. Preguntamos si tenían un dato de cómo era esa reactivación, qué sectores, qué peso tienen esos sectores de la economía en el Producto Interno Bruto (PIB), pero no aportaron datos; solamente atinaron a manifestar que las tiendas, los restaurantes, las cafeterías, las droguerías y supermercados se habían reactivado. Así quedamos en un gran interrogante, porque lo mínimo que se debe buscar es que haya una reactivación de la gran mayoría de los sectores que tengan un importante aporte en el PIB.

En Colombia nos sucede que la estrategia nos las viene aplicando nuestro Gobierno paso a paso; dilata y dilata, mes a mes y así nos llevaran: jineteé y jineteé, el cierre de la frontera, en contra de lo que dice la OMS, de instituciones importantes del mundo de investigación donde concluyen que el cierre de la frontera, el aislamiento no son necesarios, por la otra pandemia silenciosa y oculta: la crisis económica, la falta de ingresos para solventar las necesidades básicas, la quiebra de empresarios y comerciantes y sus repercusiones sociales.

Nuestros gobernantes, por su actuar evidencian que no les ha importado, no han ayudado en nada a solventar esas crisis. Lo cierto es que el cierre va hasta el 16 de enero del 2021, pero pongo las manos en el fuego y aseguro que se ira hasta finales de febrero, o marzo, y de allí no sabremos, urge un llamamiento, un S.O.S. a nuestro Gobierno.

Con el cierre de la Frontera hay discriminación: los pequeños comerciantes no podemos trabajar; pero si han podido comerciar, sin ningún problema, las trasnacionales, las empresas de ‘los cacaos’ cuyos productos pasan por Rumichaca hoy más fácilmente. Para ellos no habido cuarentena, ni cierre de frontera.

Mientras tanto así es la praxis: nos queda defendernos como podamos, con lo que tengamos. Pero quienes no puedan, ¿qué les pasará?, deberán resignarse aun a costa de que sus negocios, sus capitales, sus bienes se pierdan; incluso su salud y finalmente su vida, afectados por la depresión y la inestabilidad emocional que esto genera: eso tampoco les importa a nuestros gobernantes.

Más aún, ni siquiera el Gobierno Municipal y el Concejo Municipal de Ipiales tienen un plan para buscar efectivamente la reactivación económica para el próximo año, mucho menos una propuesta seria o acciones en tema de impuestos, tasas y sobretasas, para apoyar a los empresarios y comerciantes medianos y pequeños. Tampoco les importa. Su indolencia es pasmosa.

Así las cosas, la única salida posible es la unidad del gremio de los comerciantes y Empresarios, para enfrentar la crisis por nuestra cuenta. Se requerirá la unión sólida y determinada, habrá necesidad de innovar y buscar nuevas formas asociativas de comercio; no debemos esperar que el gobierno nos ayude a aliviar nuestros problemas.

No lo hará: ni el Nacional ni el Municipal o Departamental. Somos gobernados bajo el esquema de súbditos donde el Reyezuelo impone y dispone a su antojo; deberemos mirar a nuestro mercado interno y sus fuentes, luchar para que no se le impongan trabas, como las multas por el estacionamiento, facilitar a los ciudadanos de los pueblos vecinos que nos visitan, una mejor estadía y facilidad de compras; generarles mayor seguridad.

Buscar que algún día se consolide esta región: La ex Provincia en Colombia y la provincia del Carchi, en Ecuador, como una zona metropolitana con una legislación favorable, con un régimen de aduanas y tributario especial; buscar que los acuerdos bilaterales de las zonas de fronteras se hagan realidad y no sean letra muerta; reinventarnos en una nueva y real integración; de lo contrario será “defiéndase como pueda”, porque el mal gobierno es el principal problema que debemos resolver. El mal gobierno es la peor pandemia que tenemos hoy día.

districelma@hotmail.com

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

¡Envíanos Tu Artículo!