Remembranzas de un coronel engañado

Por : Jairo Bravo Vélez

Por allá en los años ochenta del siglo pasado logré conocer a quien trataban como el coronel Domínguez, no se si efectivamente había sido coronel o no, pero todos así lo conocían y lo distinguían. No se siquiera de donde eran sus ancestros. Era hombre de holgada posición económica y vivía en una de las casas arquitectónicamente mejor dotadas de la ciudad de ese entonces.

Vestía casi generalmente de negro, su traje era impecable, sus zapatos brillantes reflejaban el cuidado que su dueño ponía al vestir y complementaba con un corbatín negro del mismo color de su atuendo, su camisa blanca daba la elegancia a todo el contexto.

Llamaba la atención permanentemente el conjunto de joyas que portaba y que necesariamente reflejaba la personalidad del dueño de tan exuberante y ostentosa exhibición: su pisa corbata, sus mancuernas, la hebilla de su ancha correa, una cadena que colgaba de su cuello y que colocaba por encima de la camisa para que fuera totalmente apreciada y, por fin, los anillos que posaban no muy estéticamente en sus dedos, en cada mano dos, grandes como el que más, eran todos en oro de los más altos quilates. Muchas veces los amigos se daban a la tarea de calcular el precio de todo el oro que portaba el coronel.  (Me hubiera gustado que camine por una de nuestras calles en este tiempo).

De donde derivaba sus ingresos, no lo sé con exactitud, pero estoy seguro que uno era su sueldo de retiro y, el otro, los grandes dividendos que obtenía de prestar dinero, era un prestamista conocido, temido y odiado. Sin lugar a dudas creo que pudo haber sido el antecesor de los actuales criminales prestamistas del llamado “gota a gota”. Quien caía en sus garras era víctima de este acreedor voraz y deshumanizado, no conocía el dolor ajeno.

Todos los días salía temprano de su casa “muy tieso y muy majo” a encontrarse en un sitio muy conocido de la cafetería del Hotel Las Lajas en donde servían buen tinto y los famosos “pambelé”, así llamaban los consumidores a un famoso hervido con fuertes nutrientes alcohólicos. Allí departía el ex militar amenamente y también lo convirtió en el asiento de su negocio de usurero.

Otra actividad característica del coronel era el juego. Era un refinado ludópata, que sabía todas las mañas de un buen tahúr; cuando estaba en competencia, pretendía ganar a toda costa, pues apostaba considerables sumas de dinero, no necesariamente confiado en su buena suerte. La ingesta alcohólica en estas labores no se hacía esperar.

Un día cualquiera los contertulios hablaban más activos que de costumbre y afloraba mucho más la conversación pues el tema era una desgracia que acababa de ocurrir en horas tempranas de aquel día y que se relacionaba con la caída de un bus, metros antes del peligroso puente que conducía al municipio de Potosí, conocido por ser colgante, estrecho y rodeado de grandes precipicios. A esos abismos había caído un bus escalera con más de treinta personas y todos estaban muertos, según habían reportado los bomberos de la ciudad. Esa era la lamentable noticia del día y por eso la algarabía se justificaba en el tradicional bar.

El coronel todavía no llegaba a la tertulia habitual y, desde luego, no conocía aún los alcances de la tragedia; de ahí que sus acostumbrados contertulios muy ingeniosamente y en solidaridad con un amigo de tertulia que trabajaba en alguna entidad en el municipio aludido concertaron aumentar a la tragedia un poco de picaresca, desde luego, habiendo confirmado previamente que el amigo no iba en el bus accidentado.

Como sabían que esta víctima del coronel llevaba muchos años pagándole interés y no podía cancelar esa deuda, aunque solo con intereses entregados ya estaba pagada, esperaron ansiosamente al coronel, con la picaresca que acostumbraban, para enterarlo del múltiple y doloroso accidente y que en él había muerto el amigo común, ¡llamado entre ellos “! El señor de las angustias”, mote dado precisamente por su sacrificio en el pago de los intereses.

Enterado el coronel del lamentable accidente y de que en el mismo había muerto el común amigo y su deudor perenne, se quedó en silencio como organizando sus pensamientos, que no sus sentimientos, alrededor de la noticia, adornada por los múltiples detalles y manifestaciones de dolor de sus compañeros de tertulia, hasta que tomó una decisión: sacó del bolsillo del saco la libreta en donde tenía la lista de sus deudores y de un compartimento sustrajo la letra del deudor del  supuesto finado y haciéndola pedazos manifestó que era por lo buena persona que era el señor de las angustias y porque de alguna manera ya estaba el capital cancelado, se echó la bendición y dijo ceremoniosamente: ¡Paz en Su tumba!.

Sus compañeros de mesa celebraron la decisión con claras muestras de sarcasmo y risas cómplices del engaño que lograban hacer al coronel a quien conocían como implacable en cuestiones monetarias. Los pedazos del título valor fueron a parar a la caneca de basura más cercana. Alguien emocionado pidió una tanda más de pambelé.

Mucho rato se departió comentando no solo la tragedia sino y, sobre todo, las bondades y cualidades del extinto amigo que trabajaba en Potosí, todos decían que esa vinculación laboral fue la causa de su muerte, más cuando él varias veces había manifestado que estaba buscando otro trabajo y que no era posible conseguirlo. Solo la necesidad y la esperanza de salir de la deuda con el coronel lo tenían atado a ese municipio.

Hay que dejar constancia que el coronel era liberal de raca mandraca”, arcesista a morir y, si no estoy mal, influenció en el nombramiento del señor de las angustias para poder garantizar el pago de la deuda, respaldado por el senador de ese entonces, Arcesio Sánchez Ojeda, conocedor como el que más, de las mieles de la mermelada.

Iba pasando el tiempo y los pedidos alcohólicos no se dejaban esperar. Cuando más emocionante estaba la tertulia fue sorpresivamente apareciendo el finado que había llegado temprano de Pasto y que se fue, inocente y raudamente, a encontrarse con sus amigos para que se dieran cuenta que él no estaba entre las víctimas y para enterarse más de la tragedia.  Ajeno a los acontecimientos y a la confusión de la versión dada al coronel, saludó y se sentó a la mesa, con la sorprendente sorpresa que el exmilitar ya estaba, con revólver en mano, apuntando al principal responsable de la farsa.

Los puso a recoger “pite por pite” el titulo valor y en la confusión el principal autor intelectual de la mentira pudo decir quedamente al oído de uno de los recogedores, que se comiera el pedazo que correspondía al valor de la letra en números y en letras, como así se hizo. Mientras esta operación ocurría ya había enviado a comprar cinta para poder pegar el deshecho título contentivo de la obligación. Laborioso trabajo para los mentirosos contertulios, pero no fue posible reconstruirla en su integridad pues las dos partes alusivas al valor no aparecieron.

Mi coronel con rabia y con tristeza tuvo que guardar la incompleta y reconstruida letra en su libreta con la esperanza de cobrarla al señor de las angustias, si actuaba de buena fe, o de entregarla a un abogado de la ciudad conocidísimo en estas ejecuciones judiciales, dicen los rumores callejeros que era capaz de embargar hasta una bacinilla.

 jairobravo2010@hotmail.es

COLETILLA. Este apólogo tiene como fuentes principales a los señores Arturo Estupiñán Vallejo, padre del actual candidato a la Alcaldía Municipal de Ipiales y a Luis Antonio Hernández conocido abogado.

 

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Envíanos Tu Artículo!

hacklink al fethiye escort bayan escort - vip elit escort film izle hack forum marsbahis marsbahis giriş casibom betwinner türk ifşa alemi slot siteleri matbetbahsegelvozol likitbetturkeystarzbetYouwin GirişMarsbahis girişافلام سكس عربياباحي عربيsıcak sohbet hatlarıseks sohbetpornoporno izleporno sexbetturkeycasibom girişDeneme Bonusu Veren SitelerbettiltbettiltSahabet Girişbetkanyonmatadorbetbetparkbetcupbetmatiknakitbahissuperbetinbaywinmariobetbetgarantiportobetonwinpiabetjojobetbetnanoimajbetsekabetbetebetbetistjojobetmatbetparibahisstarzbetparibahismatadorbetcasinomhubkavbetsahabetbetcupmarsbahistarafbetbetebetmarsbahis girişcasibomholiganbetkavbet12BETholiganbetjojobetmatbetcasibomBetist girişBetistBetist girişBetistBetist girişBetistBetist girişBetistCasinoMaxibetorspin giriscasibomcasibommavibetmatbetBağlama BüyüsücasibomBağlama BüyüsükralbettruvabetTümbetbetturkeybetparkstarzbetmarsbahismarsbahisvbetyouwinmadridbet girişcasibomjojobetjojobetjojobetjojobetMarsbahisjojobet girişmatbetOnwincasibomMarsbahisjojobetjojobet girişMarsbahisjojobet girişlunabetbetparkjojobetmatbetCasibomdinamobetmatbetcasino sitelerimatbetjojobet girişcasino sitelerisahabet girişmeritking 1114jojobet girişstarzbetaltyazılı pornomadridbet girişcasibom girişantalya escortlarıcasibompiabellacasinongsbahiscasibomBahis Sitelericasino sitelerijojobetmeritkingbetgit girişjojobetjojobet girişbetkommatbetjojobetcasinolevant girişdinamobetjojobettruvabetSahabetmatadorbet girişbahisaljojobetfuck googlejojobetUltrabetstarzbetlondon escortsbuy twitter followersjojobetsahabetsahabetpadişahbetmadridbet girişmadridbet girişnakitbahisMariobetmadridbetmariobetstarzbetMeritkingextrabetcoinbarikimislijojobetstarzbetstarzbetstarzbetstarzbetstarzbetstarzbetSekabetmatbetcasibomcasibommeritkingimajbetcasibombetkanyondumanbetvdcasinoonwincasibommatbetholiganbetimajbetsahabetmarsbahismeritkingsahabetpadişahbetjojobettipobetbayspinbettiltilbetbettilttümbetbaywinbayspindinamobethazbethitbetkavbetmavibetultrabetmadridbetMarsbahisCasibomJojobetpiabellacasinomeritkingnakitbahismatbetbetkanyonsahabetbahsegeldumanbetimajbetjojobetcasibomholiganbetmarsbahisbetkanyonjojobettümbettümbetcasinopermatbet girişbettiltmatadorbetmatbetgrandpashabetjojobet girişcasibomjojobetdinamobetjojobetjojobet girişCasibomCasibom girişCasibom resmi girişbetciobetciomilanobetikimisli girişbetciomaltcasinoextrabetstarzbetpusulabetbaywin